[Revista "todo por hacer"] Breve repaso a algunos conflictos laborales en Madrid

18.01.2015 13:20
Con el comienzo del año hemos querido retomar la costumbre de comentar algunas luchas laborales que se están dando en nuestra ciudad. Estos pequeños repasos nos parecen interesantes para recordarnos que, ante la explotación, los abusos y el empeoramiento de condiciones a los que nos vemos sometidos/as cada día y cada vez más en el mundo del trabajo, se puede y se debe responder y, aún más importante, se pueden alcanzar victorias.
 
La huelga de Madrid Río

Al hablar de la huelga indefinida que desde el pasado 15 de diciembre mantienen los/as trabajadores/as riode mantenimiento de los jardines de Madrid Río, se nos viene inevitablemente a la memoria aquella otra que hace poco más de un año dejó Madrid más apestoso de lo habitual, la huelga de limpieza viaria y parques y jardines (www.todoporhacer.org/%E2%80%9Csi-esto-no-se-arregla-madrid-lleno-de-mierda%E2%80%9D-reflexiones-sobre-la-huelga-de-limpieza-y-jardines). Y es que las similitudes van más allá de escobas y zonas verdes. Entonces hablábamos de cuatro contratos adjudicados a Ferrovial, Sacyr, OHL y FCC, que habían presentado ofertas rebajando un treinta por ciento el coste. Ahora hablamos de la adjudicación del concurso a la UTE Grupo Raga-Nitlux, con una rebaja del 27% sobre la licitación inicial ofertada por el Ayuntamiento (que a su vez ya era un 9% menor que el anterior). Entonces y ahora, como era de suponer, para ajustarse a ese presupuesto la nueva empresa comienza por no subrogar a algunos/as trabajadores/as (12 en este caso) y, acto seguido, presentar un ERE para el despido de otros/as tantos/as (concretamente 127, es decir, el 53% de la actual plantilla). Nada nuevo ni sorprendente, en realidad, estamos ya cansadas/os de comprobar que la privatización de servicios públicos (pues la adjudicación a empresas externas no es otra cosa) significa, además de peor servicio, el lucro de unas cuantas grandes empresas a costa de despidos y peores condiciones laborales. Por supuesto que esto ha ocurrido en más de estas dos ocasiones y que seguirá ocurriendo, pero también hemos comprobado que con determinación y solidaridad, se puede parar.
 
La periodicidad mensual de esta publicación nos impide contar las últimas novedades del conflicto, pero por el momento ya podemos hablar de los exagerados servicios mínimos del 19,5% y de los intentos del Ayuntamiento de romper la huelga enviando otros servicios de limpieza a la zona (lo cual ha sido denunciado judicialmente por los sindicatos). Podemos hablar también de que la huelga ha comenzado fuerte, con un seguimiento del 95-98% en la primera semana según los/as propios/as trabajadores/as, con piquetes en cada uno de los centros de trabajo y con concentraciones en Madrid Río, frente al Ayuntamiento de Madrid, en las oficinas de la empresa, la Junta de Distrito y frente al Hotel Praga en el momento en que se reunían en el mismo representantes de la UTE Raga-Nitlux con el comité de huelga, el pasado 23 de diciembre (negociación de la que nada salió).
 
No podemos hablar del futuro, pero sí podemos mirar al pasado y recordar de nuevo que esa otra huelga de limpieza viaria impidió el despido de 1.144 empleados/as y la rebaja salarial del 40% que pretendía la empresa. Puede que la huelga actual no esté teniendo el mismo impacto ni repercusión mediática por afectar a un espacio más reducido como es el parque de Madrid Río, pero eso sólo significa que el esfuerzo debe ser mayor, tanto a la hora de mantener el pulso con la empresa como a la hora de hacer llegar el mensaje más allá de los/as afectados/as, de contrarrestar la propaganda mediática habitual contra los/as huelguistas y tejer lazos de solidaridad entre trabajadores/as, aspecto al que, en nuestra opinión, no suele dársele suficiente importancia.
 
Futbolmanía no juega limpio
 
El conflicto con esta tienda de artículos deportivos situada en plena Puerta del Sol de Madrid comenzó de forma abierta tras el tercero de los despidos que siguieron a la reunión de varios/as trabajadores/as con el empresario, Ricard Esteve, en el mes de agosto, en la que se hacían una serie de demandas, entre ellas el cumplimiento de algunos puntos del convenio que no se respetan.
 
El caso de Futbolmanía, por desgracia, suena demasiado familiar: salarios de mierda, descansos semanales no respetados, horas extra y jornadas festivas por el mismo precio, sanciones injustas y despidos directos o indirectos (no renovación de contrato) a quienes demandan mejoras laborales o denuncian vulneraciones de derechos.
 
 
Ante esto, compañeros/as y amigos/as solidarios/as de los/as despedidos/as, junto con el sindicato CNT al que está afiliado Álvaro, el tercer trabajador despedido, están tratando de atacar a la empresa por donde más le duele: en los beneficios. En un negocio abierto al público y en una zona tan visible, algo tan sencillo como hacer piquetes informativos en la puerta, denunciando ante toda la potencial clientela las condiciones laborales de los/as empleados/as, puede cambiar en poco tiempo las tornas en la negociación con la empresa, pues es ésta la que tiene todas las de perder, no sólo por la cantidad de dinero que pierdefm2 cada día de piquete y la mala publicidad que recibe además por la difusión en redes sociales e internet, sino más allá de eso por la toma de conciencia de sus empleados/as al descubrir que no están solos/as y que si unen fuerzas pueden hacer que sean sus jefes/as los/as que sientan miedo.
 
Tras los dos primeros piquetes en Futbolmanía, nos cuentan los/as compañeros/as que la respuesta de la gente que acudía a la tienda ha sido en su mayoría la de no entrar a comprar, solidarizándose ante una situación que muchos/as ya han vivido en primera persona o en su entorno cercano. Además, en el segundo piquete acudieron en solidaridad trabajadores/as de otros comercios de la zona que sufren condiciones laborales muy parecidas. Por su parte, tras el primer piquete y la campaña de difusión por internet (www.futbolmanianojuegalimpio.wordpress.com), la empresa ya comenzó a modificar algunas cosas, por ejemplo restableciendo el descuento en las compras de los/as empleados/as (reflejado en el convenio). Aunque sea todavía un paso demasiado alejado de la readmisión de Álvaro y de las mejoras que se demandan, el camino ya está abierto, y cada piquete acercará más el objetivo.
 
Esperamos que en el momento de leer estas líneas los/as trabajadores/as en lucha en ambos conflictos hayan conseguido sus objetivos o estén cerca de ello. Y si no es así, animamos a todos/as a estar al tanto de posibles convocatorias y a divertirse ensuciando Madrid Río.
--
Publicación "Todo por hacer": http://www.todoporhacer.org